Saltar al contenido Saltar al pie de página

Un asesinato sin resolver y un espíritu,… ¡¡Quiero jugar!! Mysterium

MYSTERIUM

Diseñado por Oleksandr Nevskiy y Oleg Sidorenko
Ilustrado por Igor Burlakov y Xavier Collette (Dixit)
Publicado en España por Asmodee (2015)
De 2 a 7 jugadores
Duración de cada partida: 45 minutos
Para jugadores de más de 8 años

Precio: 39,99 € (sin gastos de envío – COMPRAR)

Pasen y siéntense
Pasen y siéntense

Para muchos ha sido el gran descubrimiento de estos últimos meses. Y ha sabido aprovechar muy bien el tirón de Halloween y de Navidades de 2015 para introducirse en muchos hogares jugones y agotarse en todas las tiendas.

Así que voy a dar mi opinión sobre el mismo.

Lo primero que destaca de este juego cuando lo ves por primera vez es el trabajo artístico. No es para menos, ya que uno de sus ilustradores es Xavier Collette, muy conocido por las preciosas cartas del juego “Dixit”. Ya esto es suficiente para tener esta maravilla en nuestra colección de juegos.

¿Qué significarán esos tigres?
¿Qué significarán esos tigres?

Pero, claro, aquí hemos venido a jugar. Vamos a hablar del diseño.

Hay quien dice que es un juego semi-cooperativo. Entiendo que es por el sistema de las fichas de adivinación, que hacen avanzar a los jugadores videntes en un track de adivinación. No estoy de acuerdo. Para mí es un juego cooperativo total. En cuanto un vidente se descuelgue y no interprete bien las visiones, pierden todos, incluido el espíritu. Además todos los videntes participan en la interpretación de las visiones de cualquier jugador.

Un punto a favor del juego es que no existe “efecto líder”, muy propio de los juegos cooperativos. He leído en algún foro que hay jugadores que prescinden de las fichas de adivinación. No estoy de acuerdo. Hay que incluirlas. Abundan en el tema del juego. Unos videntes no pueden evitar ser mejores que otros, y tienen esa forma de demostrarlo. Y en la parte final de la partida todos se beneficiarán de ello.

Es un juego de deducción visual. Ya que los únicos datos de que disponemos son imágenes. Luego está todo aquello que le está pasando por la cabeza al otro jugador cuando ve esas imágenes. Pero estos datos nos pueden dificultar en lugar de facilitar la deducción.

DSC_0033
Original arma

La ambientación es importantísima en este juego. El grupo de jugadores debe de estar muy metido en el tema. Hay que rodear el juego de todo el atrezzo que se nos ocurra. Por supuesto, usar la banda sonora que nos incluye el juego, u otra de cualquier película de terror. En la primera parte del juego el espíritu lanza visiones sobre lo que vio la noche en que le asesinaron: invitados de la fiesta, que estaban en una habitación determinada, manejando un objeto concreto. Pero no tienen por qué ser los culpables necesariamente. Es en un momento posterior cuando el espíritu termina de recordar los datos exactos, y los comunica a todos los videntes a la vez (siendo unos más sensibles y avezados que otros a la hora de percibirlos).

El cazador sin cuello
El cazador sin cuello

Según el reglamento el juego es de 2 a 7 jugadores. Como siempre, en el término medio está la virtud. A 2/3 jugadores es un juego distinto. Y a 7 se puede volver un poco caótico. La posibilidad de jugarlo con tantos jugadores ayuda a darle la etiqueta de party game o juego familiar. Para mí lo es por el hecho de ser tan fácil de explicar y entender, y la temática. Mi mejor experiencia ha sido a 4 ó 5 jugadores.

Se enfrenta al mismo problema de rejugabilidad que “Dixit”. El mazo de visiones es limitado, por lo que de una partida a otra se repetirán, y si jugáis siempre el mismo grupo, las interpretaciones serán las mismas. En muchos posts he leído que usando las cartas de “Dixit” queda solucionado este problema. Parece buena idea, pero yo no la he probado. Lo que sí parece claro es que habrá expansiones del juego, con nuevas cartas de visiones, que ayudarán a hacerlo más rejugable. De todas formas, no es un juego para quedar el mismo grupo a jugarlo todas las semanas. Lo ideal es espaciar bastante las quedadas. Sí es importante que el jugador que hace de espíritu vaya cambiando en cada partida.

¿Una partidita de ajedrez?
¿Una partidita de ajedrez?

Un último asunto. ¿Las cartas de visión se entregan boca arriba o boca abajo? Yo lo tengo claro: boca arriba. Si no el entreturno es eterno hasta que les toca jugar a los videntes, y el ritmo de juego se resiente.
Mysterium es un buen juego, pero entre jugadores que se metan bien en su papel. Algo que creo no es necesario en otro juego primo-hermano de éste, “Código Secreto”, y al que estoy deseando jugar.

6 Comments

Deja un Comentario

0.0/5

Mínimo 4 caracteres