You Are Viewing

A Blog Post

¿Sabes comprar un juego de mesa?

A veces no es fácil elegir un juego de mesa. Cada vez son mayores los catálogos de las editoriales. Las estanterías de las tiendas están cada vez más repletas de juegos que comprar.

Nos hemos preguntado: ¿Qué aspectos básicos hay que tener en cuenta antes de comprar un juego? Para nosotros estos son los 5 más importantes:

Temática

El nombre del juego y la ilustración de la caja ya nos da alguna pista sobre este aspecto. En la parte posterior de la caja, suele haber un pequeño párrafo que nos adelanta el ambiente en el que nos pretenden sumergir.

Hay juegos sobre zombies, juegos sobre la saga Star Wars, juegos sobre Sherlock Holmes, juegos sobre carreras de trineos,… El número de temáticas es infinito. Las hay casi de cualquier cosa.

tempestloveletterUsamos la expresión «tema pegado» cuando éste no es determinante en la experiencia lúdica, y la mecánica es lo prioritario. Hay mecánicas que admiten cualquier tema. El diseñador le «pega» uno que sea original o que atraiga a más público y punto. Por ejemplo: el sencillo y gran juego de cartas «Love Letter«. Su temática es renacentista, pero también podría ser de Star Wars o de Hora de Aventuras), ya que su mecánica de gestión de cartas es maravillosa.

Otros juegos tienen la temática mucho más integrada con la mecánica (p.ej.: Twilight Struggle o Pandemic Legacy). Desgraciadamente esto no es frecuente encontrarlo, pero cuando se da, estamos casi siempre ante un gran juego.

La temática suele ser el aspecto que en un principio más nos motiva a acercarnos a un juego de mesa. Es normal. Pero con el tiempo empezamos a valorar más una buena mecánica.

Mecánica

Sin una buena mecánica un juego de mesa no es un buen juego. El resto de los aspectos (estética, precio, duración, tema,..) sólo serán excusas para compensar. Si un juego no está bien diseñado se nota.

Pero también hay que decir que en este aspecto hay grados. Un juego con una mecánica perfecta (si existe) seguramente será un juego muy abstracto. Y hay juegos con mecánicas muy burdas y poco cuidadas, pero que nos divierten si los jugamos en el momento adecuado y con el grupo de jugadores adecuado.

geek_headHablando de mecánicas es inevitable mencionar los fantásticos posts del blog «Cádiz-Estocolmo… Juegos de mesa». En ellos se hace un buen repaso, con ejemplos incluidos, de la gran mayoría de mecánicas que nos podemos encontrar en un juego de mesa. Están extraídas de la Board Game Geek (BGG). Muy pocos juegos te dirán en la caja ni en el reglamento qué mecánicas emplean. Tendrás que preguntar al dependiente de la tienda (si conoce el juego, claro), o mirar en la ficha del juego si es una tienda online.

Una recomendación por nuestra parte es que busques el juego en la web de la BGG, donde verás sus mechanics.

Edad

Nos solemos fijar en la edad cuando queremos comprar un juego a un niño. Este dato viene siempre en algún lugar de la caja, en una tabla, junto con la duración de la partida y el número de jugadores. Aquí el fabricante nos dice la edad mínima a partir de la cuál el jugador es capaz de entender la reglas y asimilar las mecánicas. Los rangos de edad más habituales son 8, 10, 12 y 14 años.

Debemos ser flexibles con la edad indicada en los juegos. De hecho hay que entenderla siempre como edad «recomendada». Los niños/as que hayan jugado ya a juegos de mesa, y que lo hagan habitualmente, podrán jugar sin problema a un juego que esté uno o dos rangos por encima de su edad.

1911

En ocasiones, una temática «de adultos» (p.ej. matar zombies en un mundo postapocalíptico) puede hacer que la edad recomendada aumente. Otra vez volvemos a insistir: tengamos más en cuenta la edad mental que la edad real del niño.

Por último, hay que deducir que a mayor edad recomendada más complejas serán las mecánicas. Por lo tanto si queremos satisfacer a un grupo de jugones experimentados no optemos por juegos para mayores de 8 años, por ejemplo. Y si queremos iniciarnos en los juegos de mesa, olvidemos los juegos para mayores de 14.

Número de jugadores

Como ya hemos dicho, este dato aparece en una tabla en la propia caja del juego. Raro será que no encontremos un juego para cualquier número de jugadores. Los hay que se pueden jugar en solitario (incluso hay juegos para un solo jugador), y los hay para juntar a 15-20 personas alrededor de una mesa (de una gran mesa). Los más frecuente son los juegos para 2, 3, 4, 5 y 6 jugadores. Los que admiten más de 6 jugadores suelen ser party games. Esto es, juegos ligeros, para echarse unas risas y de corta duración.

Hay juegos exclusivamente para 2 jugadores. Son juegos de enfrentamiento directo. La gran mayoría con un diseño excelente.

Mysterium

Casi siempre nos encontraremos con un intervalo de número de jugadores. Corto como el del famoso Catán (3-4 jugadores), o largo como el Celestia (2-6 jugadores). Pero hay que tener en cuenta una característica de todos los juegos de mesa, la llamada «escalabilidad». Un mismo juego de mesa no funciona igual a 2 ó 3 jugadores que a 5-6, por mucho que su diseño lo permita. Consultemos en foros o reseñas de gente que ya lo haya jugado para averiguar ésto. Por ejemplo, un juego con «entreturnos» largos, puede ser insufrible jugado con 5 ó 6 jugadores, incluso con 4.

Otra cosa importante: hay que diferenciar cuándo un juego es para 2 jugadores, o cuándo a un juego le han hecho un apaño en las reglas para que puedan jugar 2 jugadores.

Por último, piensa bien en cuál es tu número habitual de jugadores antes de decantarte por uno u otro juego.

Duración

Igualmente nos encontraremos este dato en la caja del juego. La variedad aquí también puede ser muy grande, pero las editoriales son conscientes de que un juego cuyas partidas duren más de 90 minutos no va a tener mucho éxito. Los juegos largos quedan destinados a jugadores experimentados. Alguien que se quiere iniciar en esta afición se va a animar más si la partida no se va a más de una hora.

No obstante, pensemos que la duración indicada se refiere a una partida cuando ya se sabe jugar al juego. No incluye el tiempo que se tarda en explicar las reglas. Además, la primera partida a un juego de mesa exige muchas veces resolver dudas sobre el reglamento y la mecánica, por lo que se alargará más allá de lo que dice en la caja. De la misma manera, la duración de una partida es más corta cuando ya se ha jugado muchas veces al juego.tabla-juego-1

Existen juegos que se juegan en tiempo real. Cuentan con un sistema  (reloj, cd, mp3, app,..) que nos dice cuándo acaba la partida. Suelen ser juegos trepidantes, a la vez que estresantes, claro. Como ejemplo tenemos el Zombis 15′. En estos sí tienes claro desde el principio la duración real de cada partida.

Otro tema relacionado con la duración, es el «setup» o preparación de la partida. Hay juegos que prácticamente abriendo la caja ya puedes empezar a jugar. Otros son lo contrario; el despliegue inicial de cartas, tableros, fichas, dados, miniaturas, es tan grande que te puedes tirar fácilmente media hora haciéndolo. Con estos juegos, que suelen ser muy atractivos y con una producción de gran calidad, merece la pena echar más de una partida, claro.

 

Hasta aquí los cinco aspectos para nosotros más relevantes. El resto a tener en cuenta son el idioma, el diseñador, la editorial, el ilustrador, el tamaño de la caja, el año de edición, su puesto en el ranking de la BGG,… hasta el espacio de mesa necesario para desplegarlo. Todos son interesantes, pero sólo considerados por jugones curtidos.

Y dejamos para el final el precio. Por supuesto es un factor que influye a la hora de decidir si comprar o no un juego. Va a estar determinado según que el juego sea o no una novedad, la calidad de sus componentes, la tienda que nos lo vende, la editorial,… No habrá un juego barato o caro si no somos capaces de compararlo con el resto de aspectos.

monedas

 

Si después de lo dicho todavía tienes dudas sobre qué juego comprar, no dudes en contactar con TAGURIZ. Nosotros te ayudaremos a decidir.

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.