You Are Viewing

A Blog Post

Pandemic: El Reino de Cthulhu

PANDEMIC: EL REINO DE CTHULHU
Diseñado por Matt Leacock (Pandemic) y Chuck D. Yager (Rise of Cthulhu)
Ilustrado por Chris Quilliams (Carcassonne) y otros
Publicado por Devir en 2016
De 2 a 4 jugadores
Duración máxima de cada partida: 40 minutos
Para jugadores de más de 14 años

Precio: 35 euros    ¡COMPRAR!

 

El insigne escritor de culto H.P. Lovecraft, creador de todo un universo de primigenios y horror cósmico, murió en el año 1937. Dependiendo de las legislaciones de los diferentes países el copyright de sus obras ha ido venciendo poco a poco, quedando totalmente libre el uso sus obras literarias, y utilizadas en música, cine, literatura, videojuegos  y, como no, juegos de mesa.

En cuanto a juegos de mesa, que es lo nuestro, son ya muchos los que se han inspirado en las obras de H.P Lovecraft, y concretamente en los denominados Mitos de Chutlhu. Cuando nos encontramos con un juego en el que aparecen nombres como Cthulhu, Arkham, o Eldritch, sabemos que su temática está sacada de las novelas de H.P. Lovecraft. Sin embargo las mecánicas que usan pueden variar de uno a otro. Y comprobamos que el juego cooperativo es el que marca la tendencia.

Pandemic: El Reino de Cthulhu

Pandemic: El Reino de Cthulhu

Entre estos juegos destaca por encima de todos «Arkham Horror» y su saga de expansiones, pero también tenemos otros muy recomendables como «Eldritch Horror» (una simplificación del anterior), «Las Mansiones de la Locura», «Cthulhu Wars», «Call of Cthulhu: The Card Game», etc.

Junto a éstos grandes juegos desgraciadamente nos encontramos otros que simplemente se arriman al universo de H.P. Lovecraft, sin guardar el más mínimo respeto, y con un fin descaradamente comercial. Así tenemos el «Munchkin Cthulhu» o el «Monopoly Cthulhu».

 

Recientemente se ha publicado el juego «Pandemic: El Reino de Cthulhu».

Podemos decir ya a estas alturas que el Pandemic original se ha convertido en algo más que un juego de mesa. Es todo un fenómeno entre los que nos dedicamos a esta afición. De hecho, este blog se inauguró con un post sobre el fantástico «Pandemic Legacy: Temporada 1«, el hijo predilecto de la saga.

Tanto cultista suelto ha hecho que se despierte Cthulhu

Tanto cultista suelto ha hecho que se despierte Cthulhu

Prueba de este éxito es que, junto a grandes campeonatos de juegos de mesa como Colonos de Catán, Carcassonne y Agrícola, los campeonatos de Pandemic se han hecho un hueco y tienen mucho éxito.

Por todo ello no es de extrañar que los diseñadores de Pandemic sigan dándole vueltas de tuerca a su maravillosa mecánica cooperativa, y la hayan combinado en este caso con una temática conocida: los Mitos de Cthulhu. Donde veían virus ahora ven cultistas.

«Pandemic: El Reino de Cthulhu», en nuestra opinión, no pierde en ningún momento el respeto a la obra de Lovecraft. Pero es cierto que la adapta mucho a la mecánica «Pandemic» que le sirve de soporte. En el juego tenemos varios investigadores: un mago, una medium, un doctor, una cazadora,… a los que ya estamos acostumbrados en esta temática. Nos movemos por las ciudades y pueblos del universo lovecraftiano: Arkham, Dunwich, Kingsport,.. Hay cultistas, primigenios, artefactos mágicos, portales dimensionales,… Lo tiene todo para lograr una inmersión temática adecuada (pero que no llega al nivel de «Arkham Horror», claro).

El mazo de invocación

El mazo de invocación

La tensión y el agobio típico de la mecánica Pandemic está aquí. Y es el complemento perfecto para meterte en la historia.

Las partidas tienen una duración equilibrada. No se hacen para nada largas. En una tarde puedes echarte tres partidas sin problema. Y ten claro que no las vas a ganar todas. El nivel de dificultad está un pelín subido respecto a su juego padre «Pandemic». Cosa que se agradece.

En resumen, no tenemos más remedio que recomendar «Pandemic: El Reino de Cthulhu» a todos los incondicionales del juego Pandemic. Y si como añadidura son fans de Lovecraft, es obligado que esté en su ludoteca.

Hay que cerrar cuatro portales, uno en cada ciudad

Hay que cerrar cuatro portales, uno en cada ciudad

 

 

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.