You Are Viewing

A Blog Post

Play it again, Sam

(O sobre repetir partida en los juegos de mesa)

Me gusta mucho la música, escucho música donde y cuando puedo. Busco aquí y allá, hablo con amigos, indago de quién es la melodía de esta película o el jingle de ese anuncio, y todo por seguir poniéndole banda sonora a todo aquello que hago.

Ahora, con tanta oferta y la facilidad de tenerlo todo tan a mano, he perdido lo que tenía en mi adolescencia. En esa época caía en mis manos una nueva adquisición (propia o ajena) de higos a brevas, lo cual me “obligaba” a escuchar cada lp varias veces. Gracias a eso me iba sumergiendo cada vez más profundamente en los temas y, si estos eran buenos, el disfrute iba creciendo.

Humprey

Como decía, ahora esto sucede en raras ocasiones. Solo en casos excepcionales le dedico a los discos el cariño que merecen y eso, lo sé, me hace perderme grandes cosas.

Pues bien, algo parecido me  sucede con los juegos de mesa. Es un tema recurrente con mis jugones más cercanos y que estoy dispuesto a solucionar. Me encanta aprender nuevos juegos de mesa, pero aprender requiere un esfuerzo, y yo quiero que ese esfuerzo tenga un recompensa. ¡Cuántas veces habré acabado una partida diciendo “Anda, pues si hubiese empezado de tal manera en lugar que de aquella…”!.

Este post es un canto a la segunda (o tercera, que para mi es el número definitivo) partida. Hemos podido comprobar que cuando tenemos la oportunidad de echar esa segunda partida, casi siempre cambiamos la estrategia que utilizamos en la primera, por algo será. Como un niño que ya se ha dado su primer morrón tras tener como único objetivo andar hacia el juguete que está sobre la mesa, y no se ha preocupado de buscar sitios donde asirse que, muy probablemente, le obligarán a dar un rodeo pero que le ayudarán a alcanzar su objetivo, así me siento yo cuando suelo juego una partida.

Así pues, disfrutemos de los juegos, saquémosles su esencia jugando muchas partidas. Como dijo aquel: «Play it again, Sam!»

1 Comentario
  • Emilio on marzo 4, 2016

    Estoy de acuerdo en que con una primera partida no se llega a la esencia de ningún juego de mesa. Son tantas las variables que influyen en la experiencia (lugar, compañeros de partida, estado de ánimo, etc.), que necesitamos varias antes de juzgar un juego. Incluso aquellos juegos que en la primera partida nos dejan gratamente impresionados, hay que jugarlos más veces.

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.